Artículos

Una nueva y revolucionaria prueba para el estudio de la deficiencia de hierro

Publicado:  jueves, julio 07, 2016

En la revista Nature Communications se presentó el estudio clínico para un nuevo método de detección de la deficiencia de hierro. El método, que fue probado en la Universität München, Munich, mide ópticamente un indicador establecido del estado del hierro —zinc protoporfirina eritrocitaria —en la microcirculación del labio inferior. Este es el primer método de detección de deficiencia de hierro que no requiere de una muestra de sangre.

Se usa una sonda de fibra óptica para iluminar el labio y adquirir un espectro de emisión de fluorescencia, con lo que se obtienen resultados en aproximadamente un minuto. El método ofrece potencialmente un medio rápido y fácil de usar en la clínica para determinar si el paciente tiene deficiencia de hierro, lo cual es importante en los lugares en los que no hay recursos como el laboratorio de análisis clínicos. Este trabajo puede beneficiar a millones de personas al hacer más económico y fácil el detectar este problema. La mayoría de los pacientes con deficiencia de hierro no están concientes de que sufren este problema.

La zinc protoporfirina eritrocitaria es un indicador establecido para determinar deficiencia de hierro y ha sido usado en la clínica por más de 50 años. Alrededor del mundo, la deficiencia de hierro, como consecuencia de un bajo contenido de hierro en el cuerpo, es la causa principal de una elevada zinc protoporfirina eritrocitaria. En regiones en donde la malaria es endémica así como otras infecciones, la Organización Mundial de la Salud recomienda tomar la zinc protoporfirina eritrocitaria como el principal indicador para determinar la deficiencia de hierro en los niños. La Academia Americana de Pediatría también sugiere el uso de esta medida como prueba de deficiencia de hierro al año de edad.

La meta final de esta investigación es crear un instrumento pequeño, eficiente y virtualmente libre de mantenimiento para usarse en la clínica. Los estudios se han llevado a cabo hasta hoy solo en mujeres adultas, pero hay planes de extender el trabajo para probarlo en hombres adultos y en niños.

Esta investigación fue parcialmente financiada por Nestlé. El Nestlé Research Center también ofreció asesoría estadística experta.

Liga al artículo