Artículos

La leche materna y la microbiota intestinal infantil: una simbiosis ancestral.

Publicado:  lunes, mayo 09, 2016

La leche materna es la guía para el desarrollo de la microbiota intestinal de los neonatos, ya que nutre a una población muy específica de bacterias que protegen al niño. Ahora un grupo de investigadores ha identificado el componente de la leche que provee estos nutrimentos y ha demostrado que se puede obtener a partir de la leche de vaca, lo que puede dar como resultado el uso de la leche de vaca como probiótico para los lactantes.

El tracto gastrointestinal de los lactantes está enriquecido con microbios protectores específicos. La leche materna en sí, es la guía del desarrollo de la microbiota de los neonatos ya que alimenta a una población de bacterias muy específica, las cuales a su vez, proveen de nutrición y protección al niño. Ahora un equipo de investigadores de la Universidad de California en Davis, ha identificado el compuesto en la leche que provee estos nutrimentos y ha demostrado que puede obtenerse a partir de la leche de vaca. Este trabajo puede dar como resultado el uso de la leche de vaca como proveedora de ese compuesto como probiótico en los lactantes. La investigación fue publicada antes de imprenta el 15 de abril en Applied and Environmental Microbiology, una revista de la American Society for Microbiology.

En investigaciones previas, este grupo dirigido por el Dr. David A. Mills, ha demostrado que las glucoproteínas de la leche, que contienen tanto proteínas como moléculas que contienen múltiples azúcares, llamados oligosacáridos, son la fuente de estos nutrientes. También encontaron que las subespecies de bacterias asociadas con los lactantes, Bifidobacterium longum subespecie infantis (B. infantis) producen una enzima que puede separar los oligosacáridos de las glucoproteínas de la leche, y ya identificaron dicha enzima.

En el estudio actual, Mills, quien es Profesor y Shields Endowed Chair en Ciencias de los Lácteos, y sus colaboradores, postularon que estos oligosacáridos son la fuente alimenticia para B. infantis. Y después demostraron que la enzima puede desdoblar las glucoproetínas no solo de la leche materna, sino también las de la leche de vaca, con lo que se liberan los oligosacáridos.

“Los oligosacáridos liberados resultaron ser un sustrato increíble para el crecimiento de B. infantis”, dijo Mills. Al mismo tiempo, Mills y cols. mostraron que los oligosacáridos no nutrieron a las bacterias asociadas con los adultos. Todo esto sugiere que introducir estos activos oligosacáridos en las fórmulas infantiles podría mejorarlas, dijo Mills. Pero su énfasis es en la ciencia, comentó. “Lo asombroso es lo selectivos que son los oligosacáridos liberados como sustratos para el crecimiento.”

Mills enfatizó que B. infantis tiene muchos genes involucrados en el desdoblamiento de las glucopreteínas de la leche materna para poder liberar oligosacáridos. La leche materna ha evolucionado durante millones de años con los mamíferos, y con sus correspondientes microbiotas intestinales benéficas a las que ha ayudado a prosperar. “Es el único alimento que ha evolucionado junto con los humanos para ayudarnos a estar saludables” dijo Mills.

Referencia: Sercan Karav et al. Oligosaccharides released from milk glycoproteins are selective growth substrates for infant-associated bifidobacteria. Applied and Environmental Microbiology, April 2016

Ligas: https://www.sciencedaily.com/releases/2016/04/160415143610.htm