Artículos

Estudio clínico demuestra que la dieta baja en FODMAPs es exitosa

Publicado:  lunes, junio 13, 2016

Un estudio, primero en su tipo, muestra que un cambio en la dieta de los pacientes con trastornos gastrointestinales de difícil tratamiento logró mejorar los síntomas del síndrome de intestino irritable (SII). El estudio midió el grado de alivio con una dieta baja en FODMAPs, una dieta que es recomendada con frecuencia, cuyo significado parte de las siglas en inglés de Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles Fermentables.

Un cambio en la dieta puede mejorar las vidas de quienes han sido diagnosticados con trastornos gastrointestinales comunes pero de difícil tratamiento.

Esto es el resultado de una investigación realizada por el Sistema de Salud de la Universidad de Michigan, presentado en la Semana de Salud Digestiva (Digestive Disease Week) que estudió, por primera vez en los Estados Unidos, el resultado del seguimiento controlado cuidadosamente de una dieta para mejorar los síntomas y calidad de vida de los pacientes con síndrome de intestino irritable.

“Este es el único estudio clínico con método riguroso que muestra que el tratamiento basado en la dieta no sólo puede mejorar los síntomas, sino que mejora la calidad de vida de los pacientes con SII”, dijo la profesora asistente clínica y gastroenteróloga de la UM la Dra. Shanti Eswaran, quien investiga el papel de la dieta y la comida en las enfermedades funcionales del intestino, como el SII.

El síndrome de intestino irritable puede ser muy debilitante, si no casi paralizante, y afecta el trabajo, el sueño y las relaciones personales y familiares.

La mayoría de los tratamientos inicialmente se basan en medicamentos que son generalmente costosos, poco eficaces y frecuentemente causan efectos secundarios no deseados. Y desafortunadamente no hay cura.

Muchos médicos y pacientes han visto a la dieta como un posible tratamiento, pero muchas de las recomendaciones dietéticas no están respaldadas por estudios clínicos.

Este estudio, el más grande en su tipo, midió el grado de alivio de una dieta baja en FODMAPs, dieta que se recomienda con frecuencia, cuyas siglas en inglés significan en español: Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles Fermentables.

Esta dieta excluye diversos compuestos que se encuentran en el trigo, algunas frutas y verduras, ajo, cebolla y sustitutos de azúcar.

Durante un proceso de seis semanas, nutriólogos registrados tuvieron la tarea de educar y monitorear el progreso de más de 90 pacientes con SII. Más o menos la mitad siguieron una dieta baja en FODMAPs que les fue prescrita, y la otra mitad fue el grupo control que usó un regimen de sentido común, reduciendo las cantidades de alimentos, antojos e irritantes conocidos como la cafeína y el alcohol.

Los resultados fueron impresionantes: más del 50% de los pacientes en la dieta baja en FODMAPs tuvieron una mejoría mayor en dolor abdominal comparado con el 20% del grupo control.

También hubo mejoría de otros síntomas molestos comparado con el grupo control: inflamación, diarrea y urgencia por evacuar.

Eswaran colaboró con el Dr. Williman Chey, profesor de medicina interna, y con Kenya Jackson, Sivaram G. Pillai, Samuel W. Chey y Theresa Han-Markey, M.S., R.D, en la Universidad de Michigan en el resumen del estudio publicado en Gastroenterology.

A las cuatro semanas, la proporción de pacientes con SII con una mejoría significativa en la calidad de vida fue significativamente mayor en el grupo con dieta baja en FODMAPs que en el grupo control: 61% versus 27%.

Mientras que los resultados son muy alentadores para quienes sufren de SII, hay algunas cuestiones importantes que tomar en cuenta, dijo Eswaran. Porque sabemos poco de las causas químicas y los detonadores del SII, la lista de alimentos “malos” es exhaustiva y un poco elusiva, y se recomienda mucho tener ayuda del nutriólogo.

“La dieta baja en FODMAPs no es un nuevo tratamiento, pero hoy estamos convencidos de que realmente funciona”, dijo. “Nuestro siguiente paso será el determinar con mayor pecisión la química de cómo y por qué ciertos alimentos pueden dar diferentes resultados, de manera dramática, en diferentes personas. Mientras tanto, recomendamos ampliamente que los pacientes con SII trabajen con su médico y un nutriólogo de carrera para que consideren la dieta baja en FODMAPs y así tener el control de sus síntomas de SII.”

Referencia:

Shanti L. Eswaran, William D. Chey, Kenya Jackson, Sivaram G. Pillai, Samuel W. Chey, Theresa Han-Markey. 821 A Low FODMAP Diet Improves Quality of Life, Reduces Activity Impairment, and Improves Sleep Quality in Patients With Irritable Bowel Syndrome and Diarrhea: Results From a U.S. Randomized, Controlled Trial. Gastroenterology, 2016; 150 (4): S172