Interacción entre Microbio y Hospedador: Tolerancia Frente a Alergia

Editor (es): P. Brandtzaeg, E. Isolauri, S.L. Prescott Serie de talleres de NNI Vol.64 , 2008

ARTICULOS
  • Un Paradigma para el Comensalismo: El Papel de un Polisacárido Microbiano Específico en la Salud y la Enfermedad

    Autor (es): D.L. Kasper

    El tracto digestivo humano es un reservorio de 100 billones de microorganismos. Esta asombrosa población de microbios abarca de 500 a 1.000 especies bacterianas diferentes. La complejidad de esta flora hace que sea difícil clasificar los efectos relativos de las especies individuales. Para comenzar a aclarar este complejo entorno, hemos adoptado un enfoque reduccionista estudiando un solo microbio, el Bacteroides fragilis, que es un componente normal de la flora intestinal de la mayoría de los humanos. El B. fragilis es una bacteria gram-negativa anaerobia que reside en el íleon terminal y el colon. Cuando se procedió a secuenciar el genoma del B. fragilis se descubrió que alrededor del 10% del ADN genómico del microorganismo estaba dedicado a la síntesis y a la degradación de los polisacáridos [1]. La dedicación de esta elevada proporción de ADN a funciones relacionadas con los hidratos de carbono era sorprendente. La secuencia reveló además loci genómicos para la síntesis de por lo menos 8 polisacáridos capsulares únicos; un número sorprendente si se tiene en cuenta que la mayoría de las bacterias fabrican, a lo sumo, sólo una cápsula. El análisis bioquímico reveló que como mínimo 2 de los 8 polisacáridos capsulares eran iones dipolares, estructura que fue confirmada por datos genómicos [2]. El polisacárido A (PSA), el más abundante polisacárido iónico dipolar de B. fragilis, es un inmunomodulador extremadamente potente. A diferencia de otros polisacáridos, que son antígenos independientes de los linfocitos T, el PSA es una molécula que estimula los linfocitos T.

    Cerrar abstracto
    Ver texto completo en PDF