News

Los HMOs contra el asma infantil, una relación positiva

mar 27, 2019

La lactancia materna tiene diversos beneficios reconocidos en la salud de la madre y del bebé. Los oligosacáridos de la leche materna (HMOs, del inglés Human Milk Oligosaccharides) y la microbiota en la leche materna son dos componentes clave que influyen en el desarrollo de la microbiota intestinal infantil, lo que afecta también a la maduración del sistema inmunitario durante el período crítico que comprende los primeros meses de vida.

Los cambios en la microbiota intestinal en los primeros meses de vida pueden alterar la tolerancia inmunológica y predisponer a los bebés a este tipo de trastornos alérgicos. Aunque se han encontrado pruebas contradictorias sobre el papel de ciertas bacterias intestinales o de la diversidad de la microbiota intestinal en un mayor riesgo de asma, existe un considerable número de estudios que apoya la relación entre la microbiota intestinal infantil, el sistema inmunológico y la susceptibilidad al asma. Una alteración en la microbiota durante las primeras etapas de la vida podría llevar a alteraciones en diversos parámetros inmunitarios, entre ellos la proliferación de las células T reguladoras y la respuesta Th17 y la de IgE, contribuyendo así al desarrollo del asma.

Así lo muestra Moossavi et al, en una reciente publicación, donde han observado cómo los HMOs y la microbiota de la leche colaboran entre sí en el desarrollo inmunológico de los bebés y en la protección contra el asma en edad pediátrica.

Los trabajos que están desarrollando actualmente para mejorar la comprensión de las complejas interacciones entre los HMOs y la microbiota de la leche ayudarán a definir nuevas estrategias para la prevención del asma, esclareciendo el impacto global de estos oligosacáridos en la microbiota intestinal infantil, la función inmune y el asma pediátrica.

Fuente: Front Pediatr. 2018 July;6:197 “The prebiotic and probiotic properties of human
milk: implications for infant immune development and pediatric asthma”.

Autores: Moossavi S et al.

Ver artículo original
Ver noticia original